Ruta: de Madrid a Guadalajara con muchas curvas (Sierra Norte y Pueblos Negros)

Actualizado: oct 8

Comenzamos este blog, con una ruta que parte de la Sierra Norte de la Comunidad de Madrid y termina en la provincia de Guadalajara, concretamente en las inmediaciones de la Sierra de Ayllón, un paraje de una belleza que ya recogió el Arcipreste de Hita allá por el S.XIV. Y es que en esta ocasión vamos a poder mezclar unos tramos formidables con una belleza paisajista brutal. La hemos divido en "dos actos" para que se adapte mejor a tus necesidades.

Lo cierto es que las circunstancias actuales de cuarentena por el coronavirus (a.k.a COVID-19), no permiten el poder salir a disfrutarla, pero ya te adelanto que el realizarla en cuanto nos dejen, va a ser un excelente homenaje.

La llegada de la primavera con mas horas de sol y buen tiempo se convierte en el momento perfecto para realizarla. Y aunque la belleza del paisaje nos llame a darnos una vuelta en cualquier época del año, es precisamente el invierno la época que menos te recomiendo, ya que vamos a transitar por zonas poco frecuentadas y de una altitud elevada, donde las heladas son frecuentes… y las placas sorpresa “no gustan”.


Primer acto

Es un recorrido de unos 79 kilómetros, que te podrás hacer en poco más de hora y media de puro disfrute (sin paradas). Y es que se suceden todo tipo de curvas, en subida, en bajada, etc, y todo a través de unos paisajes espectaculares. Una de las cosas que más nos ha llamado la atención, es lo espectacualr del paisaje a muy poca distancia de Madrid. Si enseñas fotos a alguno de tus amigos, pocos acertarán que estamos hablando de la provincia de Guadalajara. Para muestra, aquí tienes el vídeo que realizamos.

Para esta ruta, hemos decidido utilizar un Abarth 500 de 140cv y apenas una tonelada, ideal para tramos muy revirados y que nos proporciona reacciones muy vivas, gracias a su corta distancia entre ejes y a un eje siendo el trasero además un tanto rígido. Esta unidad en concreto cuenta además con llantas de 17“ de perfil bajo y llevan montados los Koni FSD, que era parte del equipamiento de esta unidad.


Partimos de la salida 45 de la N-I, en la rotonda que se une con la M-129 y nos dirigimos en dirección a El Vellón. Este tramo tiene unos 7 metros de anchura, con un asfalto algo gastado pero que no presenta ningún problema, más allá del tráfico normal al ser la vía de comunicación del municipio, que tendremos que atravesar.

Una vez dejamos atrás el centro del pueblo, y siempre continuando la M-129, tendremos una larga recta flanqueada por encinas a ambos lados en dirección al Alto del Vellón. Este trazado forma parte de la denominada “Ruta por los castillos, fortalezas y atalayas” de la Comunidad de Madrid, siendo la Atalaya del Vellón parte de las llamadas “Atalayas del Jarama”, con fortificaciones en Torrepedrera o Atalaya del Berrueco, Atalaya de Arrebatacapas (Torrelaguna), Atalaya de Venturada y la Atalaya del Vellón, de donde partimos. Está situado a 911 metros de altitud (menudo significado tiene ese número para un petrolhead, eh?), tiene 4 kms de longitud, un desnivel de 200m y una pendiente media del 5%.


No tiene mucha dificultad, pero conviene ir atento y no distraerse con las vistas, ya que el ancho de la calzada es justo, y sobre todo en fin de semana, es frecuente encontrarse ciclistas y motoristas.

M-129 Tramo del Vellón - Google Maps

Las primeras curvas son suaves y a partir del pk 6, comenzamos el descenso y empezamos a divertirnos. Una vez avanzamos, vamos a evidenciar el desnivel que estamos salvando, al ver el cortado y Torrelaguna a lo lejos.

La verdad, es un tramo que visualmente tiene que quedar de miedo a vista de drone, pero es una zona de tráfico restringido (corredor de entrada y salida de aviones del Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid), así que no parece oportuno sacar el “pájaro a pasear” (en cualquier caso, consulta siempre a la autoridad competente Enaire).

Sin embargo hay un par de sitios donde puedes parar con seguridad, para tomar una fotos de las impresionantes vistas. Y es que por algo pusieron los árabes las atalayas como punto de vigía en esta zona. Tienes un dominio total de toda la zona del río Jarama

De esta sucesión de curvas, destacamos sobremanera las dos horquillas que nos vamos a encontrar en el descenso, que están correctamente peraltadas y permiten tener una buena visibilidad para poder realizar una trazada segura en todo momento.

Sentimos la tentación de provocar al “chiquitín”, así que con el coche en pleno apoyo, ahuecamos un poco el gas, y notamos como el pequeño Abarth nos ayuda a redondearla. Hay que acostumbrarse, porque al ser tan corto y tener la suspensión dura, las reacciones se perciben bastante vivas, pero una vez que le coges el punto, acaba siendo bastante progresivo y controlable. Tan pronto volvemos a dar gas, la zaga se detiene y salimos disparados hacia la siguiente horquilla. Llevamos conectados el TTC (Torque Transfer Control) que no es otra cosa que un sistema electrónico, que emula al diferencial autoblocante mecánico, actuando sobre los frenos. Esto se traduce en una mayor carga de trabajo, y que en puertos largos pueden llegar a resentirse. Desde luego que uno mecánico es mucho mejor, pero para el uso que le damos es suficiente, y en la práctica nos permite acelerar en pleno apoyo sin tener efecto de subviraje, saliendo como alma que lleva el diablo hasta la siguiente horquilla, donde repetimos el proceso. Tras una sucesión de curvas suaves, encaramos la recta que al final se une con la N-320.

Tramo Torrelaguna / M-102 - Google Maps

Nos desviamos a Torrelaguna y continuamos la marcha en dirección a Torremocha del Jarama y Patones de Abajo. Tras pasar este último, tomaremos un desvío a la derecha hacia la CM-123, y por la que circularemos unos 8 kilómetros en dirección a Casa de Uceda. Este tramo nos ha parecido particularmente divertido, como más adelante te explicaremos con detalle, pero básicamente se resume en una ausencia total de tráfico, con un buen balance de zonas rápidas con una subida muy retorcida.

Como verás es una carretera bastante más estrecha que la anterior, de apenas 5 metros, pero con un firme en buenas condiciones en términos generales, aunque es cierto que en algún punto pueda estar algo más roto, sin embargo no tiene las incómodas ondulaciones que pueden provocar imprecisiones en vehículos con la suspensión más dura.

Según avanzamos vamos pasando de un paisaje más rocoso y algunos sembrados de cereal, a una zona arbolada que contrasta con el color rojizo de la tierra. Nos estamos adentrando en el Parque Nacional Sierra Norte de Guadalajara y en este tramo vamos bordeando el río Jarama.

Si quieres puedes sacar a volar el dron y te prometemos que las vistas van a ser espectaculares, sobre todo de los cerros que vas dejando a tu izquierda: Cerro Negro (pkm 12), Cerro de la Saturda, El Madroñal, Cabras Altas, Las Hinojeras y Cerrillos de Santa Ana.

La carretera comienza con un trazado recto, para ir poco a poco enlazando suaves curvas a medida que vamos ganando altura, durante aproximadamente 10 kilómetros. Y es pasado ese punto, cuando empieza lo bueno y tras un giro de derechas, nos dirigimos a un puente que cruza el Arroyo de Matarrubia. Comenzamos a negociar una subida de alrededor de 4 kilómetros donde salvamos un desnivel de 173m, llegando a una cota de 924m.

Tramo CM-123

Nada más cruzar el puente iniciamos una curva a derechas de casi 90º y encaramos la primera rampa que tiene una fuerte pendiente. Desde aquí hasta Casa de Uceda se incrementa el frenesí de trabajo, que ya te avisamos que se te puede llegar a acumular. "Sarna con gusto no pica" y es que vas a poder disfrutar de varios zig-zag muy seguidos, una curva en herradura (de ahí lo del trabajo extra) pero con un firme en perfectas condiciones. Nuestro Abarth lo negocia con mucha agilidad, se nota que este es el ambiente de este tipo de coches ("dailies vitaminados"). En este último tramo de subida, vas a ir rodeado de mucha vegetación (pinos, jaras, etc), que le confieren un encanto muy particular y que puede llegar a provocar un pelín de sensación de "encajonamiento", nada preocupante, y a restringir la visibilidad en algunos momentos.

Es corto y adictivo, tanto que lo vuelvo a probar tratando que esta vez sea más fluido.

Ahora nos dirigimos por la CM-1001 en dirección a Puebla de Beleña, 11 kilómetros de relajación, donde nos cruzamos con varios rebaños de ovejas que miran con extrañeza a nuestro paso.


Una vez en Puebla de Beleña nos dirigimos por la CM-1004, que empieza a picar hacia arriba, hasta que a mano derecha nos incorporamos a la GU-189 en dirección a La Mierla. Es una calzada de unos 5.5 metros, sin marcas viales, que transcurre entre bosques de pinos que configuran unas vistas espectaculares. Ten presente que es habitual que se crucen animales salvajes. En nuestro caso nos hemos encontrado con varios corzos cruzando la calzada. Aquí los extraños somos nosotros, está claro.


Nos encontramos a unos 1.000 metros de altitud y vamos por una carretera flanqueada por extensos pinares. Empezamos por un primer kilómetro donde enlazamos curvas a buena velocidad, para llegar a una zona más lenta y muy divertida, donde nuestro compañero de aventuras, negocia una serie de horquillas a buen ritmo. Aquí el paisaje cambia con tierras de labranza a nuestra izquierda. Echamos un momento la vista atrás, y gracias a la altura que hemos ganado, observamos el extenso pinar por el que hemos pasado, es espectacular. Por cierto, hasta este momento, seguimos sin habernos cruzado con nadie… increíble!

Seguimos adelante y a la altura de la Ermita de la Soledad, la carretera se divide para entrar en la Mierla, pero nosotros continuamos subiendo por la carretera. Lo estamos pasando en grande, el asfalto está perfecto no muy transitado. Prueba de ello es que en algunos puntos la vegetación comienza a invadir la calzada.

Comenzamos a bajar según nos aproximamos a la zona del embalse, y volvemos a enlazar una buena ración de curvas.

El embalse de Beleña se presenta con unas aguas color azul turquesa espectacular… casi parece que hemos llegado a la playa! Paramos para a tomar unas fotos y estirar un momento las piernas. Un pequeño descanso y volvemos a empezar.

Nos ponemos otra vez en marcha, con otro buen atracón de curvas durante 5 kilómetros hasta que nos incorporamos a la CM-1001 y nos dirigimos a Cogolludo.


COMER

Llegando a Cogolludo, ve a la plaza Mayor, es el mejor sitio (y casi el único) para aparcar.

No dispones de ningún establecimiento “petrolbonvivant approved”, básicamente por el tema del parking.

“petrolbonvivant approved”, no es otra cosa que evaluar los restaurantes, no sólo por su comida, servicio y limpieza, sino también porque dispongan de parking propio, con fácil acceso, protegiendo nuestro vehículo de las inclemencias del tiempo (sol, lluvia, ...), de fotógrafos acechadores y usuarios de Instagram, manazas de curiosos y amigos de lo ajeno. Y aquí vamos a ser inmisericordes, no dejamos nuestras monturas en cualquier sitio.

¿Qué ver en Cogolludo? Te recomendamos visitar el Palacio de los Duques de Medinacelli, de estilo renacentista. Situada en la misma Plaza Mayor donde posiblemente hayas aparcado, la Iglesia de Santa María y por último las ruinas del Castillo de Cogolludo, donde apenas queda una torre en pié.

Respecto a la comida, te vamos a proponer dos enfoques diferentes:

Si te apetece comer un buen asado, te recomendamos el Restaurante Casa las Cabras o el Restaurante Hermanos Martínez que están en la propia plaza y más a mano de tu vehículo. Un poco más alejado tienes Restaurante Ballestero, que es excelente.

La otra alternativa, y “petrolbovivant approved” es hacer una cata con su picoteo en la Finca Rionegro. Está a la afueras de Cogolludo, pero es una experiencia totalmente recomendable si te gusta degustar buen vino. Requiere cierta planificación, y pedir cita previa (+34913022 646 o +34687978652), ese es el único “pero” que se le puede poner.


Segundo acto

Si te ves con ganas (y tiempo) hay una segunda parte de apenas 35 kms, con un “perfil” muy fotográfico. Transcurre cerca de los pueblos negros, sierra de Ayllón,... y por el tema de la luz, emplazamos hacerla después de la parada a comer. Si la primera parte ha destacado por ir rodeado de bosques y vegetación, esta parte no va a ser menos, pero sí mucho más variada en el tipo de paisajes, con subidas y bajadas más pronunciadas, como hemos recogido en el vídeo del inicio.

Si sales de Cogolludo por la CM-1001 tienes que dirigirte a la GU-143 que está nada más pasar el casco urbano a tu izquierda. Si vienes de la Finca Rionegro, tendrás que retroceder en dirección Cogolludo unos 2,7 km.

La GU-143 es una carretera de unos 5 metros de anchura, sin marcas viales y con una velocidad máxima de 60 km/h. Está reasfaltada y el firme es muy bueno hasta Tamajón. Estamos entorno a los 1.000m de altitud y en invierno es una zona tendente a heladas, por lo que en la estación fría es frecuente que te encuentres sal en la calzada.

CM-1001 dirección Arbacón

Nos vamos a dirigir en dirección hacia Arbacón y tras salir de este (alrededor del pkm 3), comenzamos a subir con la Loma del Cantadero a nuestra izquierda. Es una carretera muy agradable, no muy sinuosa y que transcurre entre pinares. La carretera pica hacia arriba, haciendo cima a unos 1.048m tras 3 kilómetros.

A partir de aquí empezamos a bajar hacia el Barranco de la Hontarla. Una sucesión de curvas que se pueden tomar a buena velocidad para máximo disfrute, y es que a las buenas condiciones de la carretera y el espectacular paraje hay que sumar la escasez de tráfico. Sobre el p.km 9 nos introducimos propiamente por el barranco, rodeados de paredes verticales de más de 50m a ambos lados y que confieren un paisaje espectacular. Nos dirigimos a Muriel, y después de una curva pronunciada a derechas, se abre ante nosotros un pequeño valle, El Olmillo, cabeza del Embalse de Beleña (por donde pasamos en la primera parte de esta ruta). El contraste entre las zonas angostas y rocosas, con este espacio abierto tan verde, magnifica el impacto. La verdad que nos sigue asombrando cómo cambia todo tras sólo unos giros.



Cruzamos el río Sorbe, a unos 850m de altitud, y nos dirigimos hacia Tamajón, en esta ocasión por un tramo de unos 4 kilómetros con fuerte subida y una vez más curvas muy retorcidas, una delicia para las manos que en algún momento se le atraganta al pequeño Abarth. Y es que hay alguna curva que repentinamente pica hacia arriba, subiendo por el Chortal, y si no fuera por la “magia” del TTC, lo pasaríamos peor. Echamos la vista atrás, y podemos contemplar el espectacular paraje que estamos disfrutando, subiendo y bajando en total soledad (con las ventajas que eso tiene a los que nos gusta conducir, jejeje).

Tramo GU-143 dirección a Tamajón

Ya en Tamajón, nos incorporamos en la CM-1004 en dirección a Retiendas,

Retiendas es un punto donde se inician varios caminos para aficionados al trekking, por lo que te recomendamos tener cuidado, ya que puedes encontrarte con algún grupo caminando por parte de la calzada. Aquí podrás encontrar las ruinas del Monasterio de Bonaval, monasterio cisterciense fundado en el S.XII. A partir de este punto, la carretera deja de tener un foco en la conducción y te recomendamos que disfrutes de las vistas. Si sigues adelante hacia la presa del vado, vas a ver desde lo alto todo el valle que se forma junto al río Jarama.


De aquí a la presa del Vado hay apenas 6 km, donde vamos haciendo pequeñas paradas para admirar el paisaje y hacer alguna foto. Si hasta aquí el asfalto ha estado perfecto, desde este momento ya te digo que es todo lo contrario, y los últimos 400 metros antes de llegar a la presa, un suplicio, con auténticos boquetes en la calzada. Pero todo suplicio, tiene su recompensa y en este caso (una vez más) vas a poder disfrutar de un entorno privilegiado, que como referimos al inicio, ya describió el Arcipreste de Hita y donde la imponente presa nos despide hasta una próxima ocasión.


Esperamos que los hayas disfrutado (era nuestra intención), y en cualquier caso estaremos atentos a tus comentarios.

"Cerca d'aquesta sierra ay un lugar onrrado, muy santo e muy devoto: Santa María del Vado. Fuy tener y vigilia, como es acostunbrado; a onrra de la Virgen ofrecíl' este ditado." Arcipreste de Hita. Libro del buen amor (1329)
Monumento al Arcipreste en la Presa del Vado

mujer-degustando-habano

Petrolbonvivant

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

  • Facebook Petrolbonvivant
  • Twitter Petrolbonvivant
  • Instagram Petrolbonvivant
  • Pinterest Petrolbonvivant

© 2020 by Petrolbonvivant