Salia 2020 | La magia de la Manchuela

Volvemos a la carga con la Selección, este mes de Octubre, lo vamos a hacer con un vino que está dando mucho, y bien, que hablar, entre los sumilleres que estamos catando para las guías. Es un vino que aún no ha visto la luz del mercado, esperan salir en diciembre.


¡A mí me ha encantado!


La bodega

Esta bodega, y sus vinos, pertenecen a la D.O. Manchuela (ese triangulo que forman viñedos de Albacete, Murcia y Cuenca). Concretamente los viñedos de los que se obtiene este “vino de pueblo”, están en Ledaña (Cuenca).


La bodega ha sufrido varios cambios, el primero en la dirección, el antiguo propietario, el periodista Víctor de la Serna, ha vendido una participación mayoritaria a otro empresario que se llama Ángel García Cordero.


Éste, ha incorporado al equipo (podríamos decir fichado, utilizando el símil futbolístico) a un enólogo muy mediático de estos últimos 5 años, Javier Revert, que ha dado un cambio de estilo, haciendo vinos muy bebibles y, sobre todo, elegantes.

La zona lleva unos años de moda por la llegada de enólogos famosos que están haciendo resurgir el territorio. ¿Qué se encuentran allí? Una orografía muy variada; distintos suelos, principalmente, calizos, arcillosos y cantos rodados; y, la variedad tinta bobal, esta variedad de uva podemos encontrarla en las vecinas D.O. de Almansa, Utiel - Requena y en la Ribera del Duero. Aunque aquí las condiciones sean otras a esas D.O., hay una cosa muy importante que es el potencial de la variedad para conseguir vinos sensibles y que, las experiencias que hay, han demostrado que saben muy bien evolucionar en el tiempo, si a ello le das el cuidado de viticultura necesario. Además, hace que los vinos se beban super bien, siendo ágiles y cargados de fruta.

Vino del mes

Tienen una producción de 13.500 botellas y procede de una bodega que seguro te sonará, Bodegas Finca Sandoval.


Se llama Salia 2020, y no tiene nada que ver con aquel que probé en 2019. Gran añada, de enorme calidad en la zona, elaborado con las variedades syrah y bobal, y ha tenido una crianza de 10 meses en barricas de 300 litros. Bajo mi punto de vista, el vino tiene enormes atractivos, sobre todo, lo bueno que está.


Es un vino cargado de fruta en su nariz y en su paso de boca, con taninos alegres y bien trabajados. Como he mencionado más arriba, se bebe con suma facilidad. Estoy seguro de que repetirás y, cuando este vino sea mediático, recordarás que tu fuiste de los primeros en probarlo.

A disfrutarlo.

Luis