Brega 2017, garnacha de Aragón

Actualizado: may 19

Hola a todos!


¿Pensabais que este mes no había recomendación de vino? Para nada... pero es cierto que los días nos han comido y todo se ha ido retrasando. En parte es debido a una particularidad nuestra, respecto a las recomendaciones que publicamos: es cierto las hace Luis García de la Navarra (lo que asegura éxito casi seguro), pero he de decir que además lo probamos. Es decir, compramos nuestras botellas, con la tranquilidad de espíritu de que si no nos gusta podemos decirlo sin complejos.


¿A que se debe tanta chapa? Al vino de este mes, que es un vinazo increíble. La primera vez que probamos un vino de esta bodega, corría el año 2017, y dejamos prueba de ello en Vivino (¿no sigues a petrolbonvivant todavía?). BRECA 2014 (uva garnacha, fermentación con levadura y crianza de 18 meses en barrica de roble francés) era un vino que procedía de unas viñas plantadas en 1900 y 1940, y que desde la primera copa nos cautivó.


En esta ocasión proponemos otro vino de esta bodega. Sirva esta frase como preámbulo:

"...me quedé sin palabras cuando lo probé. Puede que sea el vino más sorprendente que he probado a este precio en más de tres décadas..." Robert Parker

Para este mes de noviembre, y como anticipo a las fechas navideñas que van a ser un poco especiales, he elegido un vino importante. Vas a poder disfrutar de un vino de corte internacional, elaborado en uno de los viñedos más viejos de toda la región de Calatayud (Aragón).



Igual has pensado: “Si esos vinos eran hasta hace unos años unos simples graneles”. Pues sí, eso fue antes de 2011, justo a partir de esa fecha, el mismísimo Robert Parker (Revista Wine Advocate) refrendó el buen trabajo que estaban realizando e hizo de comercial de la DOP con su comentario:


“Éste es un increíble terruño de empinadas laderas y viñas antiguas podadas. Moras negras, trufas, licor de cereza, lavanda y características de roca líquida emergen de este sorprendente vino. Francamente, me quedé sin palabras cuando lo probé. Puede que sea el vino más sorprendente que he probado a este precio en más de tres décadas. El mundo del vino está cambiando, y Jorge Ordóñez y sus asociados merecen una gran cantidad de crédito por producir algo tan extraordinario a este precio. Los consumidores deben llenar sus baúles con estas bellezas. Justo cuando crees que has probado los mayores valores del mundo del vino, llega Bodegas Breca”.



La bodega fue fundada en 2010 por Jorge Ordóñez en el pueblo de Munébrega (Zaragoza), al sur de la D.O.P. Calatayud, junto a las sierras de Vicor, Pardos y Armantes. Esta bodega tiene algo más de 250 Ha., en su mayoría viñedos viejos de garnacha plantados en laderas a una altitud entre 850 y 1.000 metros, con el objetivo de elaborar los mejores vinos garnacha de España.


botella_brega_2017

El vino que os propongo probar es la gama alta de la bodega, el BREGA 2017, está elaborado con uva Garnacha de Aragón, que es el más antiguo y genéticamente intacto clon de Garnacha en el mundo. El vino se obtiene de unos viñedos, de más de 100 años, situados en dos pequeñas parcelas de montaña de baja densidad. Su suelo está compuesto de pizarras y cuarcitas, parcialmente recubierto por una delgada capa de materiales calcáreos.


Esta garnacha tiene unas condiciones únicas, pues este tipo de clon que tiene la planta tiene un ciclo vegetativo muy largo y como consecuencia, tiene una maduración más tardía. A ello hay que sumar el efecto de la severa climatología a la que están expuestas las uvas, habiendo contrastes de 20º a 25º entre la noche y el día. Esto hace que el calor de la mañana permite a la uva conseguir plena madurez fenólica y los fríos nocturnos añaden un elevado grado de acidez. De ahí el resultado de estos vinos tan equilibrados y con tanto potencial de envejecimiento.


El vino, antes de su comercialización, ha pasado 22 meses en barricas de roble francés. Su cata la describiría de esta forma: Color granate intenso con capa alta. Lleno de matices en su fase aromática, principalmente de frutas negras, cacaos y balsámicos que parece tener delante un regaliz. Su boca está construida sobre una columna vertebral recubierta de sabores ácidos, frutas a grandes cantidades y el sello de nobles maderas francesas para adornar el conjunto.


¿Te lo quieres perder?

Espero que lo hayas disfrutado, y si lo quieres probar antes de comprarlo, pásate por el restaurante de Luis, no te defraudará.


Que lo disfrutes, sibarita!

Fotografía D.O.P. Calatayud y Jorge Ordoñez