Ribera Sacra, Dominio do Bibei | Lalume

Perdonar todos. Si sois habituales a la sección de los Vinos del mes, habréis notado que en el mes de Julio no realizamos publicación, cuando lo normal es que descansemos en Agosto.


No nos vamos a engañar, teníamos tantas ganas de vivir de nuevo un verano "normal" , que salimos a la carrera y dejamos cosas sin publicar.


Volviendo al vino, en esta ocasión viajamos a la Ribera Sacra, que es de esos lugares que no solo cautivan por su paisaje ( y sus curvas), sino especialmente por sus caldos y que a mí particularmente, me encantan.


Así pues, sin más dilación os presentamos el vino del mes de julio y esperamos que os guste.

¡Un abrazo sibaritas!

Presentación

Vamos a probar este mes un vino blanco, de la bodega Dominio do Bibei, de la Ribeira Sacra, seguro que conoces algunos de sus vinos como Lalama, Lapola, Lacima y otros más. En esta ocasión, he pensado en su proyecto más reciente, que comienza en el 2015, y que están desarrollando en la vecina región de Ribeiro, en los valles vinícolas de Avía, Arnoia y Miño, donde elaboran unas 20.000 botellas de este vino blanco.




Lalume 2018

El vino se llama Lalume y vamos a probar la cosecha del 2018, que fue una gran añada en toda la zona norte de España.

Se elabora a base de las varietales treixadura (98 %) y albariño (2 %).

La particularidad de este vino es que se elabora, después de su vinificación, en distintas partidas dependiendo de la zona o del suelo al que pertenezca, para llevar un tratamiento de crianza distinto, siempre con permanencia de lías (partes sólidas que quedan después de la fermentación y que hacen que los vinos sean más densos, a la vez que sabrosos).


El vino pasa desde depósitos de hormigón ovoides a fudres de madera de distintas capacidades con el fin de conocer y mostrar distintos comportamientos de la uva treixadura y que luego se ensamblarán todos en 2 depósitos de 12.000 litros de acero inoxidable.


La cata

Te cuento cómo interpreto este vino limpio y brillante a la vista, de color amarillo pálido. Si normalmente los vinos de Galicia tienen un punto de acidez alto, vas a comprobar que este vino lo tiene mucho más bajo e integrado en el conjunto, todo ello es gracias a la forma de crianza que te he descrito antes.


En nariz es un vino donde veo fruta amarilla en dos estados: fresca, como ciruelas y manzanas; y, por otro lado, manzana llevada a la deshidratación e incluso a notas de panal de abeja.


En boca entra con volumen siendo más denso y consistente, aunque no por ello se olvida de esa textura fresca y viva del territorio, que persiste en el trago.


Que lo disfrutéis,

Luís.

Fotografía, Consejo Regulador Ribera Sacra