La Sierra de Gredos y su garnacha: La Mira y Las Violetas 2018

Actualizado: may 19

!Hola a tod@s!


Cumplimos un primer aniversario, con las recomendaciones de Luis. Esperamos que poco a poco, vayas descubriendo nuevos vinos con nosotros, pero siempre buscando la mejor relación calidad / precio.


Hoy la recomendación, va sobre una zona que se ha puesto muy de moda y no es otra que los vinos de Cebreros. Para los que no lo conozcáis, es un municipio de la provincia de Ávila y que linda con la Comunidad de Madrid. Para los aficionados a las rutas en coche / moto, como nosotros, podríamos decir que de paso obligado, por sus interminables curvas pasando por Hoyo de Pinares, Arrebatacapas, etc. Quizás no sea casualidad que el propio Carlos Sainz, tenga aquí su proyecto vinícola junto a Telmo Rodríguez.


Volviendo a los vinos, he de decir que me ha llamado mucho la atención tres cosas: el color que tienen, especialmente La Miras que para ser garnacha es un vino especialmente claro, su aroma a flores y frutos (espectacular), y ya en la boca su suavidad (tal y como más adelante describe Luis). He de decir, que para mi gusto en vinos, Las Violetas me ha gustado más, pero ambos son excepcionales.


Cuando los pruebas, coméntanos aquí o en Vivino, y dinos cual prefieres.


¡Que lo disfrutes sibarita!


Vinos de Cebreros


Te voy a hacer este mes una propuesta diferente.

Históricamente, se ha tratado de vinos con una graduación alcohólica alta, debido a que se trata de una tierra de calor. Este panorama ha ido cambiando con las nuevas técnicas de trabajo que han impuesto algunos de los bodegueros más famosos que, viendo el potencial que existe en la zona, se han instalado en ella.



Nuevas técnicas aplicadas


Te preguntarás que cómo es posible conseguir que los vinos tengan menos alcohol que antes si el calor es el mismo o más.

Los enólogos que han desembarcado en la zona han puesto en marcha una serie de prácticas como:

  1. La selección del viñedo, porque la gran mayoría era viñedo casi abandonado o en vías del abandono; luego, juega un papel muy importante.

  2. la viticultura, en este caso buscando y seleccionando los viñedos que están en más altura.

  3. los viñedos que están en exposiciones norte, donde se protegen de ciertas horas de sol.

  4. Técnicas en la vinificación de selección de uva.

Este auge no es solo nacional, sino que los vinos de Cebreros están de moda y siendo reconocidos internacionalmente. Basta revisar el último listado de garnachas de Gredos de Robert Parker para confirmarlo. En la propuesta que os hago, vamos a tener la posibilidad de disfrutar de unos 93 puntos RP y unos 94 puntos RP.


Hace ahora un año, en los momentos más duros del confinamiento, la bodega de Soto Manrique, de la mano de su propietario Jesús Mª Soto (Chuchi, como le conozco), me envió todos los vinos que elabora a mi casa para que los pudiera probar en primicia. Solo pude decir ¡Genial el trabajo que está realizando Chuchi con su equipo! Le llamé y, después de explicarme detalles de los vinos le dije que me provocaban inmensamente 2 vinos y quería seguir su evolución en botella. Volví a probarlos, esta vez junto a él, una mañana del pasado mes de enero en la Vinoteca y le planteé que los quería para nuestra selección del mes de abril.


Con el corazón en la mano, me han encantado sus vinos, pero te hago una reflexión muy importante, si te gustan los vinos potentes, éstos no serán tu estilo de vino. Si, por el contrario, te gustan los vinos delicados, sensibles, ágiles, vamos, de un trago fácil de beber, éstos sí lo son, sin ninguna duda. Si tengo que buscarle una región del mundo donde reflejarse, ésta sería acercarnos mucho a la región de Borgoña.



La Mira y Las Violetas


Los vinos en cuestión son La Mira y Las Violetas, ambos de la añada de 2018.

La Mira


Procede de uvas garnachas de vides plantadas en 2 pequeñas parcelas a aprox. 970 m. de altitud, en suelos de pizarra. El vino tiene una crianza de 14 meses en tinos de roble esloveno y han elaborado únicamente 7.000 botellas.


Su nariz, son flores y frutas delicadas, su boca es de una textura suave, de huesos finos, pero de sabores limpios y bien definidos, podríamos decir “el elegantón”, lo mires por donde lo mires.


Si te interesa, puedes encontrarlo AQUÍ.



Las Violetas


Procede también de uvas garnachas de vides plantadas en 3 parcelas sobre los 900 m. de altitud, en suelos de granito, en este caso. El viñedo está más bajo que el anterior y eso hace que el vino sea más “ancho” (intenso).


La crianza ha sido idéntica a la del anterior, aunque en este caso la producción ha sido un poco mayor, han elaborado 12.500 botellas.


Si te interesa Las Violetas, puedes encontrarlo AQUÍ.


Comparando ambos vinos, Las Violetas es más complejo e intenso en nariz, frutas y notas especiadas. En boca, es más potente en su conjunto, con una textura más sabrosa, de huesos un poco más gruesos que el anterior, donde dominan los sabores de fruta más madura en todo el recorrido.


A disfrutar

Luis


Fotografía, Bodega Sotomanrique